El regreso a la infancia

Los meses de enero y septiembre, al menos en España, son conocidos como los de los buenos propósitos.  Meses en los que algunos buscan sitio en gimnasios y otros empiezan actividades con las que siempre han soñado pero nunca se atrevieron a probar. Muchos intentan mejorar sus conocimientos en  idiomas y entre estos últimos, siempre hay alguien que  decide iniciarse en el estudio del idioma ruso.

A éstos últimos, una pequeña recomendación;  no olvidéis meter en la cartera,  cerca de vuestro nuevo  manual,  una gran dosis de paciencia, mucha disciplina y sobre todo una mente ¿abierta? Más bien diría, una mente dispuesta a cambiar su forma de pensar para poder hablar. Esto es algo que hay que tener muy en cuenta y  que no hace el traductor de Google , con el que hay que tener mucho cuidado y utilizar poco o nada.  Su libre pensamiento a la hora de traducir puede darnos muchos problemas ¡cualquier día va a iniciar la III Guerra Mundial!.  Eso si consigues entender la traducción  porque  a veces es tan libre que resulta incomprensible. ¡Ánimo a todos aquellos que habéis decidido aprender el idioma ruso! un camino largo y difícil pero también muy gratificante cuando consigues hacerte entender. Lo mejor de todo es que no vas a necesitar clases extras como terapia para abrir tu mente a otros puntos de vista. Algo  fundamental para comprender su gramática y no sentirse demasiado ridículo a la hora de practicar ejercicios de fonética mientras sueñas con ser capaz de imitar algunos de esos sonidos que no existen en nuestro idioma, todo ello sin perder los buenos modales y evitar que nuestra saliva salga de la boca de manera espontánea al intentar pronunciar las eses. Piensas que ellos estarán acostumbrados a guardar la lengua en el fondo de la boca para evitar que se congele al comunicarse en el frío invierno ruso. En la «cálida» España, tú no has tenido esa necesidad y tu lengua siempre está dispuesta a salir de tu boca al pronunciar cualquier tipo de «S».   Con tu primer quebradero de cabeza con la gramática rusa comprenderás el significado real de cambiar la «manera de pensar». ¡Acepta el reto de aprender ruso! ¿Quién dijo miedo? el mundo está hecho  para los valientes.

La decisión está tomada, ahora sólo queda asumir que no va a ser una tarea fácil.  Aquel que sólo habla español se anima diciéndose a sí mismo que al fin y al cabo no se parece ni al inglés, ni al francés, ni al alemán. Un alfabeto diferente, una gramática distinta.

Primer día de clase. Entras en el aula con tu flamante nuevo manual, un cuaderno y un bolígrafo. No necesitas más. La seriedad con la que te estás tomando esta nueva actividad te invita a ojear este nuevo libro. Tu curiosidad, sólo te sirve para ver un montón de signos que supones  letras y tienes un primer pensamiento «al menos los números no cambiarán». Pronto vas a saber que eso no es del todo cierto. Cierras el manual y, te dices a ti mismo, con tiempo y voluntad todo es posible.

La persona que te recibe en el aula, tu profesor/a, te dice algo, que supones un saludo parecido a «Hola» pero que en el mejor de los casos sólo has podido distinguir el sonido de una «S» un poco rara, una «D», un batiburrillo de consonantes  y algo parecido a una «CH». Comienza a desfilar ante tus ojos el alfabeto cirílico…

La grafía de algunas letras parece difícil de imitar, no puedes ni siquiera imaginar como se trazan esas cosas tan raras, algunas están al revés, otras te recuerdan a aquellas  que aparecían en las clases de matemáticas y otras son fácilmente identificables, pero todavía vas a sorprendente más cuando lo que tu creías una «P» se convierte en el sonido de la «R»  y lo que creías una «C» es la «S» y descubres que la  «X» lo que esconde es una «J». Asimilas ese baile de letras, de momento.

Llega el sonido y pronunciación de esos 33  símbolos.  Y tu mente empieza a preguntarse si vas a ser capaz de pronunciar la «I» rara en grafía y en sonido, parece que sale del fondo de la garganta, sin contar que existen otras 2 «I». La «L» es nuestro mismo sonido pero parece que entiendes que debe quedar enganchada en la boca.  Y descubres lo que va a ser la verdadera tortura de la pronunciación poder pronunciar  7 «S» diferentes. ¿Para que quieren tantas? si con una a los sevillanos les sobra. No lo dudas, el grupo de las sibilantes te va a dar problemas. Lo que no sabes en ese momento es de que tipo van a ser. Las más difíciles de pronunciar, las más difíciles de entender y diferenciar y las más difíciles de escribir.

Superado el susto inicial. pasas a intentar leer alguna palabra.  Despacio como cuando tenías 5 añitos y aprendías a leer en el idioma de Cervantes.  Esas «C», «P»,»X» te vuelven loco y lo de las sibilantes…… admites que vas a necesitar altas dosis de paciencia y esfuerzo para que el sonido que salga de tu boca se parezca algo a lo que tu profesor pronuncia.

Cuando ese alfabeto ya te ha sido debidamente presentado, llega la hora de escribir tu primera palabra en ruso. Acompañando a la escritura viene la primera sorpresa. Tus pensamientos iniciales te llevan a un gran engaño. «Lo que me interesa es hablar«, «hoy en día se escribe poco a mano» , «Si los libros están escritos  en imprenta, no necesito la cursiva para nada» Vuelves a abrir el libro de texto y te das cuenta que poco a poco te va a ir acostumbrado a la cursiva y a partir de la página 10 del cuaderno de ejercicios te obliga a rellenar espacios primero con palabras y enseguida con frases completas. Suavemente, el profesor/a, te indica que es mejor que hagas trabajos de caligrafía y que debes escribir en cursiva. En ese momento, nos sale nuestro carácter español, libertario y rebelde por naturaleza. ¡Cada uno escribe cómo le da la gana!¡ La letra es una cuestión de
personalidad! ¡Mientras sea legible! Ninguna de esas excusas te sirven.

Cursiva rusa

Primer choque socio cultural; Consideran que la caligrafía es el reflejo de tu nivel académico y de tu educación, no de tu personalidad.  Debes aplicarte sino quieres parecer un borrico, porque encima te enteras que todavía tienen mucha costumbre de escribir a mano como deferencia y respeto hacía los demás. Automáticamente piensas en los médicos, un colectivo, que al menos en España, tiene fama de tener mala letra. A veces pienso que reciben clases especiales en la universidad para escribir de manera sólo legible para ellos con el propósito de no ser entendidos por los no médicos. Aunque en estos tiempos de ordenadores esta estrategia ha perdido muchos seguidores.¿ Los médicos rusos hacen lo mismo?, y si lo hacen ¿son personas maleducadas y de bajo nivel cultural? El primer día de clase termina haciéndote  recordar la infancia. Tu cartera, bolsa o mochila, piensas que va  a ser muy parecida a lo que era entonces con los «Cuadernillos Rubio». Vuelven a tu vida los cuadernos de 2 rayas, los lápices y borradores. Los más osados volverán a las plumas para escribir despacio al trabajar en los cuadernillos de caligrafía rusa.

¿Ésto sólo con las letras? Creo que hay que armarse de paciencia con este idioma. ¡Claro! Tanto tiempo sin salir de casa en las largas tardes invernales da para pensar mucho y hasta para inventar letras y sonidos impronunciables para los no rusos.

Cuando los buhoneros rusos conquistaron el mundo

Nikolay Aleksievich Nekrásov  publicó su primer libro de poemas a la edad de 20 años. El éxito y la popularidad, sin embargo, le llegaron como escritor de vodeviles. Un periodo que le permitió instalarse en la ciudad de Yaroslavl y comprar dos de las más prestigiosas revistas literarias de entonces, «Sovremennik» (El Contemporáneo) y Anales de la Patria. 

«El Contemporáneo« , famosa publicación fundada por A.S. Pushkin,  se caracterizaba por su  marcado carácter crítico social. Los más afamados autores de la literatura rusa publicaron en sus páginas alguno de sus trabajos.  Nekrásov dirigió  la publicación adoptando cada vez  una postura más crítica y revolucionaria. Se rodeó  de colaboradores habituales, escritores jóvenes  que provenían de diversos estratos sociales. El grupo de autores fue conocido como los «narodniki» (populistas) y tuvieron una gran influencia  en la sociedad rusa. Una sociedad que cada vez reclamaba con más fuerza cambios en una anticuada estructura social. Sus textos, se convirtieron en los preferidos de todos los seguidores de los diferentes movimientos sociales del momento incluida la revolución de 1917. 

Los poemas de Nekrásov, siempre incorfomistas, evolucionaron también en su temática.   Inicialmente el autor escribía sobre cualquier tema, pero poco a poco  la vida del campesinado ruso fue convirtiéndose en  su única  fuente de inspiración. A través de  su obra describe con gran cariño  las costumbres, tradiciones,  penas y alegrías de los habitantes de la Rusia rural. Magistralmente,  dibujó la vida social de los más desfavorecidos. La mujer y en concreto la vida de las campesinas se convirtió en la protagonista de su obra..  Los más bellos versos de su obra,  están dedicados a las duras vidas de las madres y esposas de los campesinos. Mujeres que debían mantener unida a la familia, trabajar en el campo, despedir a sus hijos que partían a futuros inciertos o seguir a sus maridos a exilios lejanos. Todo ello sin perder la alegría y la sonrisa  en circunstancias a veces muy difíciles.  

Uno de sus famosos poemas «Buhoneros» (1861), con gran acogida desde su publicación, se convirtió rapidamente en una de las obras preferidas en los círculos de intelectuales inconformistas y revolucionarios.

Después de la muerte del autor, el poema saltó de los salones a la cultura popular.   Musicado por el pianista y compositor Yakov Fedorovich Prigozhiy,   pasó  a formar parte de su repertorio habitual en los espectáculos de un famoso restaurante moscovita.  El músico compuso más de 300 canciones, muchas de ellas a día de hoy forman parte de la tradición popular.

La canción «Los buhoneros« ha sido interpretada cientos de veces por innumerables artistas. Su ritmo acelerado hizo que fuera perfecta para  los bailes populares rusos de la época. Las sencillas palabras de Nekrásov,  dedicadas  a una de las profesiones más tradicionales reflejaban a la perfección el ambiente y la situación de cualquier día mercado en cualqier pueblo del país.

Pasaron 100 años y  las humildes mercancias de las bandejas que transportaban los buhoneros se convirtieron en «tetriminos» de colores que caían uno sobre otro cada vez a mayor velocidad.  La música que acompañaba a un célebre rompecabezas electrónico, traspasó fronteras y cautivó a la mitad del planeta. Millones de personas intentaban ser más rápidos que la máquina en formar filas con las figuras geométricas al ritmo acelerado de la música.

El  Tetris; un  juego creado en 1984 por  Alekséi Leonídovich Pázhitnov en su Elektronika 60,  mientras ejercía de ingeniero informático  en el Centro de Computación de la Academia de Ciencias de la URSS, cautivó al planeta. Fue entonces, cuando «Los buhoneros» abandonaron la estepa rusa para entrar en la vida de miles de personas que habitaban lejanos pueblos.

Millones de ordenadores y consolas reproducían  la pegadiza  música  a partir de los años 90  anunciado la «caída» de las conocidas piezas. Jugadores de cualquier parte del mundo se afanaban en demostrar su pericia encajando los cada vez más acelerados ladrillos de colores,  animados en su movimiento por  populares notas «rusas».

Recuerdo que por aquel entonces muchos padres encontraban cualquier excusa para confiscar la maquinita de marras a sus hijos con el único fin de poder encajar  ladrillos. Habilidad que casi siempre era superada por cualquier niño. He de confesar que yo también dediqué algunos ratos al Tetris pero siempre con el sonido apagado. De lo contrario, al escuchar la música, mis pies comenzaban a moverse de manera rítmica y mi mente se olvidaba de los ladrillos. Mi poderosa imaginación,  que siempre ha sido muy independiente y rebelde,  me transportaba a lejanos lugares donde podía comer rosquillas o comprar cualquier otra llamativa mercancía de las coloridas bandejas de antiguos y  alegres «buhoneros».

¡Brilla, estrella mía!

La Plaza Roja de Moscú, es un enorme rectángulo de 330 x 70 m. de perímetro y tiene una superficie de 23.700 m.2  Los números, a muchas personas no les dicen gran cosa, así que diré que en esta plaza caben 3 campos de fútbol de medidas oficiales según la FIFA. Hay que recordar que el año pasado  el Mundial de Fútbol se jugó aquí. Forma parte junto con el Krémlin, del conjunto Histórico Artístico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es la imagen icónica de la ciudad de Moscú.


Pero la Plaza Roja es mucho más que todos estos datos técnicos. Es el corazón de Rusia. Desde aquí parten las carreteras del país que además de rutas de comunicación ejercen de ríos por donde fluye la esencia del alma rusa. Desde su origen, hace más de 500 años, así ha sido siempre. Ha visto nacer el estado ruso en el siglo XVI. Ha presenciado traiciones, ejecuciones, zares impostores… durante el oscuro siglo XVII. A pesar de perder la capitalidad, siguió presenciado la coronación de los zares que se marchaban a vivir a la nueva capital en el siglo XVIII, pero siguió custodiando el corazón de Rusia. Se convirtió en  trampa mortal para el enorme ejército de Napoleón en el  siglo XIX y como el ave fénix resurgió de sus cenizas con mucha más fuerza. Fue testigo de los cambios políticos que le devolvieron su capitalidad durante el convulso y agitado siglo XX. Todos estos hechos pueden verse en esta Plaza, escritos sobre la piedra de sus edificios. Realmente este lugar es un gran libro donde está escrita la crónica del país. Los edificios con sus detalles forman un simbólico alfabeto. Este enorme espacio es un pergamino tridimensional sobre el que en perfecto orden esas extrañas letras se van uniendo para formar palabras.   Incluso está representado  la infancia del país existente antes del nacimiento de la ciudad y de la creación de la propia Plaza. En un segundo plano de lectura podemos ver la estructura social. Es posible poder escuchar las bellas composiciones de la ópera de Glinka «Una vida por el Zar»; en las águilas; el «Cascanueces» de Tchaikovsky en los fuertes abetos azules; o «Boris Godunov»de Mussorgsky y los maravillosos «coros» de Prokofiev en cualquier rincón de la plaza. Hasta la ciencia y la literatura tienen representación en este lugar . Todo ello, manteniendo la esencia y el origen para lo que fue creada, un punto de reunión, información y mercado. Puede decirse que todo aquello que forma junto con la historia, la identidad de un pueblo está aquí. Un estilo propio, reflejo
de una personalidad única, producto de la multiculturalidad y de su aislado pasado,  a medio camino entre oriente y occidente. Este país se retroalimenta de si mismo, se enorgullece de su historia y recuerda siempre quién es y de dónde viene. Es por ello que cada piedra, cada ladrillo, tiene sentido. Nada sobra y nada falta.

Durante los  últimos 500 años, los responsables del país, se han ocupado de añadir poco a poco,   palabras a este pergamino para que hoy podamos disfrutar de la belleza y del simbolismo de este lugar único.

La primera de todas las palabras de la que voy a hablar no es necesario estar en la Plaza Roja para verla; las llamativas estrellas rojas. Desde lejos,  puede admirarse su brillante luz, incluso en la oscuridad de la noche. La estrella roja de 5 puntas primero fue un emblema militar durante el periodo revolucionario,   posteriormente,  «La estrella de Marte con un hoz y un martillo» se convirtió en símbolo estatal en 1918.

Torre Spasskaya bajo la luz de las noches veraniegas del norte.2019

Tras la revolución de 1917 se hace necesario cambiar las Águilas imperiales por  nuevos símbolos soviéticos. El cambio no ocurre de manera inmediata, en gran parte, por el elevado coste que había que realizar. No es hasta el momento del 20º Aniversario de la Revolución cuando se retiran las águilas. En una famosa película de la época soviética titulada «Circo», pueden verse todavía los símbolos zaristas en su escena final.

Retirada de las Águilas Imperiales.1935

En agosto de 1935 comienzan las labores de desmantelamiento y el 7 de noviembre, las primeras estrellas estaban sobre 4 torres principales del Krémlim. Las estrellas originales se fabricaron de una aleación especial de ácero inoxidable y cobre rojo. Revestidas de oro y piedras preciosas de los Urales.  Su peso superior a 1 tonelada, su tamaño y la fragilidad de los materiales enseguida presentaron problemas. Debían ser sustituidas.

Estrella 1935

En 1937, se aprobó el nuevo diseño del Artista Fyodor Fedorovsky. Estrellas realizadas en brillante cristal de rubí montado sobre cobre revestido de oro.  En su base rodamientos de bola para que al igual que las veletas giren según la dirección del viento. En su interior lámparas incandescentes de doble filamento para que jamás dejen de brillar. Materiales tan especiales fueron un nuevo reto para la industria, más de 20 fábricas trabajaron en ellos. Pero lo más importante y novedoso del diseño fue la variación de tamaños. Desde el suelo las estrellas parecen iguales. El «efecto óptico » está conseguido gracias a complicados cálculos de proporcionalidad con la altura de las torres, la distancia entre ellas y el punto central del interior del Krémlim. La estrella más grande, de 4,5 m de lado a lado,  en las torres Nikolskaya y el Salvador (Las dos torres de la Plaza Roja). La más pequeña en la torre Borovitskaya, de 3,5 m.

Instalación estrellas 1935

La primera estrella se instaló en septiembre, las siguientes durante el mes de octubre. El 2 de noviembre de 1937, no 4 sino 5 estrellas se encendieron sobre las 5 torres más altas y significativas del Krémlim y comenzaron a brillar.

Su luz sólo se ha visto  interrumpida durante el periodo de la Guerra Patria. Al igual que el resto de edificios del  Krémlim fueron protegidas, pero no pudieron evitarse algunos daños causados por los bombardeos nazis. El 10 de mayo de  1945,  se liberaron de su protección. Durante 2 días se limpiaron, revisaron y se pusieron a funcionar los mecanismos. Inmediatamente comenzaron de nuevo a lucir. En 1946 se realizaron labores de restauración  de los vidrios dañados.  Las estrellas de más de media tonelada de peso sólo se han apagado una vez desde entonces. En los años 90, el cineasta Nikita Mikhalkov consiguió un permiso especial para rodar la película «El barbero de Siberia».

Torre Nicolskaya .2019

La estrellas rojas, representadas en emblemas, banderas, medallas y  órdenes militares durante la Guerra Patria, forman parte de la simbología de la Victoria. Especial razón para seguir luciendo a pesar de los cambios políticos del país. Están  incluidas en el Conjunto Krémlim-Plaza Roja declarado Patrimonio de la Humanidad protegido por la UNESCO. Un último detalle, Fyodor Fedorovsky no era arquitecto ni tampoco ingeniero, fue un experto escenógrafo teatral. Su trabajo en el diseño de decorados y vestuario le llevó a trabajar en el montaje de los grandes espectáculos del Teatro Bolshói de Moscú. Nombrado artista del Pueblo de la URSS y miembro de la Academia Soviética de las Artes.

Palabra sobre el pergamino de la Plaza Roja descifrada. Nada sobra y nada falta.

1812

Hay capítulos en la historia de un país  que están grabados a fuego en la memoria colectiva. En muchas ciudades los nombres de las calles o las esculturas de los parques, recuerdan estos hechos.

Los 6 meses que duró «la Campaña de Rusia» durante las guerras napoleónicas es uno de los motivos de orgullo nacional más valorados en la historia del país. Días que debían ser recordados en cada corazón y para la eternidad. Una vez más las artes se unieron con la intención de no olvidar el sufrimiento y dolor que provocaron. Napoleón escribió en sus memorias “La batalla más terrible de todas las que he librado es la que tuvo lugar cerca de Moscú. Los franceses se mostraron dignos de obtener la victoria y los rusos resultaron dignos de ser invencibles”.

Recreación histórica. Batalla de Borodino. 2018

Durante los años posteriores, diferentes zares prepararon con minuciosidad proyectos para la celebración de su centenario. Entre todos ellos, el más importante fue la inauguración por orden del Zar Nicolás II del  Museo y Reserva estatal de Historia del campo de Borodinó. El lugar donde se produjo «El encuentro entre los dos gigantes», llamado así por Lev Nikolaievich Tolstoi , en su novela Guerra y Paz , se encuentra a 110 km. de Moscú. En 1912, el campo de batalla se convirtió en un símbolo de sagrada memoria y respeto. El 6 de septiembre de 1812 había sido el lugar elegido por el Mariscal  del Ejército Ruso Mijaíl Ilariónovich Kutúzov, para enfrentarse a  Le Grand Armee. El viejo militar, conocía muy bien la difícil situación del ejército ruso pero consideró necesario el enfrentamiento aunque «no aspiraba  a derrotar pero confiaba en engañar a Napoleón», según sus propias palabras.

Monumento memorial Borodinó. 2017

Otro de esos proyectos afectaba al centro de Moscú. Era necesario crear un nuevo lugar de recogimiento y oración en el que pudieran  leerse los nombres de generales y batallones que lucharon durante la sangrienta jornada. En la actualidad y durante cualquier día del año, es fácil ver flores o velas encendidas bajo las sencillas letras doradas que resaltan como estrellas sobre el inmaculado mármol blanco. Muy cercana al Krémlim, en memoria de los Héroes de 1812, se levantó La Catedral de Cristo Salvador.

En 1880, antes de ser acabada sirvió de escenario para el estreno de la  «Obertura de 1812», magistral obra de Piotr Ilich Chaykovsky.  Música que representa el triunfo del ejército ruso frente al invasor. El genial compositor incluyó en su final el sonido de las campanas de las Iglesias ortodoxas al atardecer. Algo fácil de imitar con instrumentos propios de una orquesta. En la composición musical;  las lejanas notas de la Marsellesa se ven interrumpidas de manera abrupta por el «Dios salve al Zar» . Como colofón,  un magistral «in crescendo» acompañado de apoteósicas salvas de cañones.

Hoy, uno de los lugares más bellos de la ciudad de Moscú es el acceso a la Catedral desde el puente del Patriarca. Sobre él, hay que tomar una difícil decisión. Seguir avanzando hacía el imponente edificio blanco o detenerse. Es necesario dejar pasar el tiempo mientras admiramos, encima del río,  el omnipresente Krémlim. Sus doradas cúpulas resplandecen con fuerza.  En el momento de su construcción ese  brillo debía de tener un poderoso efecto llamada. Durante el invierno, el blanco de los muros y sus dorados bulbos  asemejan faros de luz destacando en el níveo paisaje. Su forma, obliga a deslizarse a la nieve para estar siempre limpias y libres de peso. Las cruces, todas orientadas en la misma dirección, sirven de rosa de los vientos para los viajeros.

Desde este puente,  no puedo comprender como algunos individuos prefieren  borrar un pasado, en lugar de admirar la belleza del arte sea cual sea su simbolismo.  No puedo entender, como alguien, alguna vez, pudo pensar en destruir las  refulgentes cúpulas doradas.

Uno de los sueños de Napoleón fue «culturizar» Europa. Debía pensar que  todos los no franceses de su época eran unos borregos ignorantes. Lo que no debía saber el General es que 200 años antes de su nacimiento, un retirado soldado español escribió una novela titulada «El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha«. Las aventuras de un viejo caballero que se dedicaba  «a desfacer entuertos»,  ¡No a facerlos!

Más le hubiera valido a este «culturizador» dedicar más tiempo a la lectura de tan interesante novela  y no a practicar alocados juegos de mesa sobre el campo de Marte.

El escritor fue herido durante la batalla de Lepanto, «la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros».   Lanzando piñas incendiarias, como soldado bisoño que era,  fue alcanzado hasta 3 veces por los arcabuces turcos. Sufrió el encierro durante 8 años en las cárceles de Argel como prisionero de guerra.  Tras estas amargas experiencias, el hombre,  dedicó todos sus esfuerzos a «culturizar» no sólo a Europa, sino a toda la tierra conocida. El soldado supo valorar el dolor, la angustia, las miserias de la guerra y convertir el horror en belleza.  Eligió crear y no destruir. Utilizó  para ello las palabras y no la pólvora.  ¡Pardiez! ¡ lo consiguió!.

Afortunadamente, los soldados de Napoleón no debían saber mucho de explosivos y no debieron guardarlos  en lugar fresco y seco. En  un intento de volar el Krémlim, sencillamente ¡fallaron!.

Esta práctica, a la hora de culturizar no fue nueva para Bonaparte. Poco antes, en el extremo opuesto de Europa intentó una treta parecida.

1812, finaliza la retirada forzosa del Ejército de Napoleón  de  tierras españolas.  Los soldados franceses colocan  barriles de pólvora en lugares estratégicos de un antiguo palacio-fortaleza  de la ciudad de Granada. Tras encender la mecha….

Otro viejo soldado español, que al igual que Cervantes había perdido una mano  en combate, se encontraba de guardia ese día. El soldado se afanaba en luchar contra el invasor a pesar de haber sido herido durante la batalla de Bailén (1ª derrota del Gran Ejército de Napoleón). Había pasado a formar parte de lo que se conocía  como el  «Cuerpo de Inválidos«. En un acto tan desesperado como heroico, el hombre,  se arrojó sobre la ardiente pólvora  cortando con su cuerpo el  recorrido a los cercanos barriles, evitando así una explosión en cadena.  Desgraciadamente,  el Cabo D. José García,  perdió la vida en ese preciso instante, pero consiguió su objetivo; parar el intento de destrucción del magnífico palacio Nazarí de Granada. ¡La Alhambra!.   D. José García  eligió sabiamente la manera de culturizar a las generaciones de su época, a las de nuestro tiempo  y también  a las venideras…..¡Un simple soldado que supo apreciar la belleza!, ¡un  Quijote que quiso salvar a una dama en apuros!

El sol, al bajar en el horizonte, se oculta tras la enorme cúpula de la Catedral. En su  camino,  el astro rey,  resplandece de manera especial durante breves segundos como  despedida.

La Catedral de Cristo Salvador  también conoce bien la  incomprensión que a veces lleva al ser  humano a destruir la belleza.

El zar Alejandro II,  en 1812 mandó levantar este enorme templo. Debía ser visto desde cualquier punto de la ciudad. Para ello eligió un lugar donde se levantaba un sencillo convento. El último monje que salió del edificio maldijo lo que allí iba a ser levantando augurando que no iba a durar más de 50 años. El ambicioso  proyecto de Alejandro II, tuvo que ser nuevamente diseñado en tiempos del zar Nicolás I, por ser excesivamente complicado dada la inestabilidad del terreno.  La imponente obra  se  terminó en  1883, en tiempos del zar Alejandro III convirtiéndose en símbolo de la religiosidad del pueblo ruso.  La hermosa Catedral de Cristo Salvador debía ser realmente imponente. Tras la revolución de 1917, los nuevos  gobernantes del país, decidieron modernizar la ciudad y tal como había predicho el viejo monje….. En 1931, la Catedral fue dinamitada a poco más de 60 años de su consagración.  El proyecto de construir un nuevo «templo del poder soviético» sobre este suelo no pudo realizarse. La inestabilidad del terreno no permitía la construcción de un edificio que superara en peso al anterior. Así que optaron por construir ¡ una inmensa piscina!

En 1997 se inició  la construcción de una réplica exacta del Templo. La Iglesia de Cristo Salvador fue consagrada de nuevo como Catedral en el año 2000. En previsión y para que no se cumpla el antiguo vaticinio, bajo ella se ha «reconstruido» también la iglesia del antiguo monasterio.

Atardecer en la Catedral de Cristo Salvador. 2017

Hoy en día la gran música de Chaikovsky, al igual que la pólvora, ha tenido un gran poder de propagación a lo largo y ancho de este mundo. La Obertura de 1812  ha sobrevivido al tiempo y ha traspasado fronteras. Podemos escuchar a los caballos del ejército ruso cabalgando hacia la victoria en las tranquilas noches de muchas ciudades. Las notas de la Obertura se han convertido en compañeras de la pólvora en los bonitos espectáculos pirotécnicos de grandes ciudades. El  genial compositor, al más puro estilo cervantesco,  eligió el camino de crear y no el de destruir . Su obra, maravilloso elemento culturizador,  sigue conquistando al mundo.

¿Aquellos que celebran el Día de la Independencia de los EEUU (4 de julio) serán conscientes que lo que cantan es el Dios Salve al Zar? ¡Me resulta muy curioso que desde 1976  la victoria del ejército ruso se aplauda al escucharse sobre la Casa Blanca y el Capitolio! ¿es una burla del destino? ¡Voy a investigar si en Paris también se escucha la Obertura el 14 de julio!

Vuela en las alas del viento

El grupo de música folk «Kalevala» publicó en 2004 el disco en el que incluía la versión rock de un fragmento de la ópera de Aleksándr Porfírievich Borodín, «El príncipe Ígor». A mí el coro de las polovtsianas me produce la sensación de ser un águila, sea la versión que sea rock, pop.., aunque he de reconocer que mi preferida es la versión folk. El secreto para hacer magia supongo que será una melodia y una letra atemporal. La ópera está ambientada en un poema épico (Bylina), fue estrenada de manera póstuma el 4 de noviembre de 1890 en el Teatro Marínski de San Petersburgo.


¡Kalevala! Otra epopeya mítica, pero esta vez del pueblo ingrio. Habitantes antiguos de una tierra con una naturaleza propia de cuentos y leyendas. Paisajes que invitan a la imaginación a soñar con criaturas mágicas. Dioses, Elfos y duendes, a veces con cualidades demasiado humanas parecen ser habitantes eternos de los bosques de Karelia.
Tierra de grandes lagos está situada al norte de Rusia y tiene un tamaño parecido a una tercera parte de España. La República de Karelia donde se encuentran los pequeños lagos Ónega y Ládoga, ¡Menuda cantidad de agua dulce junta! Uno del tamaño de la comunidad de Madrid y en el otro entrarían más de 2 comunidades de Madrid enteritas. Tan grandes son que los antiguos los llamaban mares…..¡No me extraña! la travesía para cruzar uno de ellos debía durar días. Dentro de un barco, al no ver tierra en ninguna dirección, un ser humano debe sentirse igual que en medio de la mar océana. No es de extrañar que algún personaje de cuentos tradicionales rusos se empeñe en buscar en esas aguas al rey del mar.

Yo en lugar de navegar, tengo que conformarme con usar la imaginación y volar, al igual que un águila, sobre ellos como única forma de admirar esos lejanos lugares.
Bellas palabras para el coro de las esclavas de las danzas polovtsianas, Mujeres que anhelaban su tierra desde la esclavitud en tierras lejanas .


La elección de uno de los textos escritos más antiguos en antiguo eslavo no es casual dentro del movimiento artístico del Nacionalismo ruso. La Bylina habla de la batalla del Príncipe de Nóvgorod, Ígor Sviatoslávich contra los polovtsianos en el siglo XII. La «imagen» de la batalla puede verse en la Galería Tretiakov de Moscú magistralmente pintada por Vaznetsov. Un cuadro en el que se utilizó una peculiar técnica. Todos hemos visto retratos que siguen con la mirada a aquellos que los contemplan. Vaznetzov decidió que no iba a mover solamente los ojos en un personaje eso era ya un efecto muy conocido así que decidió mover completamente a uno de los hombres. Si tenéis la ocasión de ver el cuadro original fijad la mirada en las llamativas botas rojas de un guerrero tumbado en primer plano. Si conseguís mantener la vista fija mientras camináis de un lado a otro podéis ver el cambio de posición del guerrero.

Las huestes del Príncipe Ígor. Galería Tretiakov. Moscú 2017

«El príncipe Ígor» esconde muchos misterios y secretos. Desgraciadamente el manuscrito más antiguo (siglo XIV ) se destruyó en el Gran incendio de Moscú en tiempos de la invasión napoleónica. Había sido descubierto en el siglo XVIII en la biblioteca de un convento de la ciudad de Yaroslavl. Afortunadamente en esos momentos un avezado terrateniente local compró el texto a los monjes y realizó varias copias, una de ellas para la Emperatriz Catalina II.  Un trabajo complicado dado que el texto estaba escrito en antiguo eslavo sin influencias del eslavo eclesiástico.

Las huestes del Príncipe Ígor. Primera edición impresa traducida. Yaroslav 2019

Las aventuras de la bylina no terminan con su destrucción y copia. Con la publicación de  una primera edición impresa  Alekséi Músin -Púshkin fue acusado de falsificar el texto. Algunos historiadores y periodistas extranjeros dudaban de la autenticidad por utilizar expresiones lingüísticas demasiado modernas. Aunque la mayoría de los lingüistas siempre ha corroborado su autenticidad . La perfecta imitación del lenguaje del siglo XII no podía hacerse antes de conocer «los documentos de corteza de abedul» encontrados posteriormente a 1950.

Acaso ¿es algo anormal que pintores, escritores y músicos de todos los tiempos recurran a la historia?. En Rusia no, más bien diría que es la norma.

1º de Septiembre

Hoy  Katya se ha levantado pronto y espera impaciente que su  madre termine de trenzar sus cabellos. Su madre  sonríe al mirar en el espejo el rostro nervioso y a la vez ilusionado de su hija. ¡Qué mayor!, piensa mientras suspira imaginando el mundo nuevo que espera a la pequeña de 7 años. Cuidadosamente anuda dos hermosos lazos blancos en el nacimiento de las doradas trenzas.

En la sala inundada por el  aroma de las flores, el padre termina de ajustar la corbata a su hermano Iván.  Sobre una silla reposa la chaqueta del muchacho. Es pronto, los niños ya no pueden esperar más y protestan nerviosos mientras sus padres hacen innumerables fotos. Es necesario conservar el recuerdo del primer día de colegio. La madre ajusta el lazo del delantal en la espalda de la niña mientras el padre sostiene en sus manos los coloridos ramos de flores. En la calle el sol muestra su alegría acariciando las caras infantiles. Vecinos y conocidos les saludan y felicitan sonrientes. Al igual que las miguitas  de pan de los cuentos, niños de diferentes edades con sus nuevos uniformes van señalando el camino hacia la escuela.  En la entrada esperan los profesores que han estado decorándola con cintas, letreros de bienvenida y globos blancos, azules y rojos. Sonríen  ante las caras conocidas de sus antiguos alumnos. Afablemente saludan a los padres y a los alumnos de otros años de manera muy especial arropan con su mirada a los más pequeños. Faltan 10 minutos, los profesores inician las filas que los niños se apresuran a rellenar.

La directora mira su reloj y sonríe, una de las primeras lecciones que aprenderán los niños será la puntualidad. El decidido movimiento de sus manos hace sonar la campana y la  entrada se hace de manera rápida y ordenada. Los niños  caminan hacia sus aulas, caminan hacia el mundo del aprendizaje, de los conocimientos, de la cultura, de la sabiduría… Los orgullosos padres asisten emocionados a la sencilla ceremonia, mientras recuerdan sus propios primeros día de colegio.

Moscú 1 de septiembre de 2017

Desde hace más de 100 años esta ceremonia se repite, año tras año, en todos los colegios de Rusia el día 1 de septiembre. Una tradición que se convirtió en fiesta oficial el 15 de junio de 1984 por Orden del Soviet Supremo de la URSS al declarar el 1º de septiembre «Día del Conocimiento». !Las flores terminan en manos de los profesores en agradecimiento de las enseñanzas que van a recibir, Pequeños discursos dan a todos la bienvenida y presentan las actuaciones de los pequeños que recitan poemas con los que finaliza la ceremonia oficial.

Uniforme escolar. Moscú 1955

En ese momento normalmente un alumno de la 11ª clase ( último curso), toma en brazos a una niña de 1º y pasea entre el resto de los alumnos mientras ella hace sonar incesantemente la campana llamando a todos a las aulas. Ya cada uno en su aula  reciben una pequeña charla, saludo a las compañeros de cursos anteriores y saludo a las nuevas incorporaciones.

Uniforme escolar. Moscú 1956

Los uniformes escolares han evolucionado,  aunque se mantiene una norma común en el vestir en todos los centros escolares del pais. Pantalón largo oscuro y chaqueta o jersey azul marino o negro con camisa blanca para los chicos. Las niñas, camisa blanca y falda o vestido oscuro.  Los delantales blancos hace muchos años que desaparecieron de las aulas pero es fácil ver a grupos de adolescentes o pequeñas alumnas paseando por las calles y parques con uniformes tradicionales durante las celebraciones del 1 de septiembre.

1 de septiembre de 2017. Parque Gorky. Moscú

Posteriormente los profesores suelen llevar a los niños en pequeños grupos a algún lugar cercano del colegio, normalmente una estatua o memorial siempre cargado de significado histórico local. Los niños reciben la primera clase del nuevo curso al aire libre. La rutina comenzará al día siguiente.

El Aprendizaje y los Conocimientos, motivo de celebración y fiesta. ¡Interesante tradición!.

Desgraciadamente, hace unos años en un colegio esta festiva ceremonia se vio interrumpida por la sinrazón, el fanatismo y el odio. 84 son los sujetos federales que conforman La Federación de Rusia. En uno de ellos, la República de Osetia del Norte-Alania un grupo terrorista borró la inocente sonrisa de los niños para convertirla en miedo, dolor y muerte.

El 1 de septiembre de 2004 a las 9.30, un grupo de 32 terroristas armados asaltó el Colegio de Enseñanza Media nº1 de Beslán, cuyos alumnos tenían entre 7 y 18 años. Los atacantes  armados con fusiles de asalto y explosivos tomaron a 1181 personas como rehenes, la mayoría de ellos niños.

El grupo armado del que no voy a decir el nombre para no darle publicidad, estaba designado por la ONU como organización terrorista desde 2003. Durante los primeros momentos del ataque 50 personas consiguieron escapar y  alertaron a las autoridades.

Se intentó la negociación para la liberación de los rehenes. La respuesta de los salvajes criminales fue la de lanzar los cadáveres de 20 hombres adultos por las ventanas. Tras escucharse una explosión en el interior de la escuela los terroristas colocaron a niños cerca de las ventanas como escudos humanos. Los asaltantes se negaron a recibir medicinas, alimentos o agua.

Los rehenes permanecían en un confinamiento dantesco. Obligados a permanecer bajo el sofocante calor que provocaba el hacinamiento en el gimnasio del centro. Sin agua ni alimentos, sentados o tumbados en el suelo junto a otros rehenes que habían sido heridos en los momentos del asalto y posteriormente rematados en el suelo.

Tras 24 horas los terroristas permitieron salir a 11 mujeres y 15 niños menores de dos año. Dos nuevas explosiones se escuchan desde el exterior. Al día siguiente los secuestradores autorizan la entrada de un equipo médico.  Cuando los sanitarios se aproximan al edificio se inicia el tiroteo. Según testigos los primeros en disparar fueron los secuestradores, según otros el tiroteo se inicia por parte de unos padres desesperados y armados. Según un tercer grupo de testigos fueron las Fuerzas de Seguridad. El tiroteo desata la intervención de las Fuerzas Especiales en un intento de liberación de los rehenes.

Metro de Moscú, 2017. Estación Kropotkinskaya. Homenaje espontáneo a los caidos en el atentado de Beslán

Dos explosiones siguen a los primeros disparos que provocan  un incendio y el posterior derrumbe del gimnasio, momento que aprovechan unos 30 rehenes para huir. Algunos, en su fuga, fueron asesinados por los secuestradores. Entre disparos y explosiones las Fuerzas Especiales perforan las paredes del edificio para ayudar a salir a los niños. A las 15.00 termina la operación de rescate.

Aquel día fueron liberados 847 rehenes con vida, entre ellos casi 700 heridos de diferente consideración. Desgraciadamente entre el asalto por parte de los terroristas, las 52 horas que duró el secuestro, los difíciles momentos de la liberación y los heridos graves que murieron en el hospital,  la cifra de fallecidos fue demasiado elevada. 148 adultos y 186 menores.  Entre las víctimas 2 miembros del equipo sanitario y 1 miembro de los Fuerzas de Seguridad.

Los 32 terroristas fueron abatidos. Experiencias anteriores les habían hecho conocidos por su fanatismo y su crueldad, asesinos salvajes dispuestos a no ceder ante ninguna presión. A pesar de la matanza de inocentes de la que fueron responsables creo que no consiguieron su principal objetivo; imponer la ignorancia al conocimiento, a través del odio, el fanatismo y la sinrazón.

Desde 2004 en Rusia, el 3 de septiembre se ha declarado el «Día de la Solidaridad en la Lucha contra el Terrorismo». En todo el país se rinden homenajes a  las víctimas.

Desgraciadamente, el recuerdo del 3 de septiembre de 2004 es amargo y triste. En mi memoria permanecerán siempre aquellos que vieron transformada la alegría del primer día de curso en dolor y muerte, que descansen en paz.

El gorro que marcó la historia

En los principios del siglo XX, durante la revolución rusa y su posterior guerra civil, el uniforme del Ejército rojo se caracterizó por un gorro conocido como «Budionovka». Con una gran estrella roja pintada a modo de emblema y de forma triangular, estaba inspirado en los cascos de los  guerreros de la antigua Rus. Pronto se  convirtió en símbolo identificador no sólo del ejército sino de la propia  Revolución. Los primeros soldados que lo utilizaron fueron las guarniciones de caballería comandadas por Semión Mijáilovich Budionny, de donde deriva su nombre. Su diseñador, un magistral pintor ruso de la época, Viktor Mijáilovich Vasnetzov, junto a otros reputados artistas fueron los diseñadores del uniforme del Ejército Rojo.




Prenda de cabeza de invierno
Orden del Sóviet militar nº 628, 8 de abril de 1919

        V. M. Vasnetzov, seminarista, comenzó su carrera artística como pintor de iconos. Perfeccionó su técnica en la «Academia Imperial de las Artes»de San Petesburgo, donde destacó durante sus estudios siendo merecedor de importantes premios. Conoció allí al genial Iliá Yefímovich Répin y, junto a otros pintores rusos, se instalaron en París.  Durante esta etapa, Vaznetsov se especializó en motivos históricos, especialmente medievales,  y en el folclore ruso.  Su rostro, es retratado por Répin  dando vida a Sadkó, el héroe de los antiguos cantares de gesta llamados Bylinas. A su regreso a Moscú conocerá al gran coleccionista de arte Pável Mijáilovich Tretiakov.  El millonario comerciante le encarga el diseño del edificio que albergará su colección privada de arte.

En época soviética la colección se nacionalizó y hoy en día podemos admirar la mayor y mejor colección de pintura rusa en su edificio original.  La «Galeria Tretiakov», cercana a la Plaza Roja, según distancias moscovitas. Ocupa un bello edificio ambientado en un «Térem».

¿Térem? ¿Qué es eso? Un Térem es la zona de habitaciones  destinada a las mujeres en el recinto de un palacio. Una antigua costumbre de la nobleza rusa que se fue diluyendo a partir del siglo XVI. El estilo y la decoración del térem forma parte del folclore popular y se representa en las ilustraciones de los cuentos tradicionales.

La pintura rusa comienza en el siglo X en los antiguos principados de Kíev y Nóvgorod. Con clara influencia bizantina y dedicada a la pintura religiosa casi en exclusiva hasta el siglo XVII. Un momento histórico en el que muchos territorios se van liberando del poder tártaro, como consecuencia se crean nuevos monasterios y numerosos artistas se forman en sus escuelas de pintura.

El más importante iconógrafo durante esta etapa no es otro que el gran Andréi Rubliov. El artista consigue mezclar en sus obras la tradición con nuevas tendencias. ¡Un revolucionario de la pintura! Rubliov es contratado para decorar las más importantes iglesias del país, entre ellas la Catedral de la Anunciación del Krémlim de Moscú. La nueva forma de escribir iconos del artista se propaga a las diferentes escuelas. ¡No me he confundido!

Los iconos, en ruso, no se pintan se escriben.  Para la Iglesia ortodoxa rusa existe una gran diferencia espiritual entre un icono y otras pinturas de temática religiosa. El «Icono» es un objeto sagrado que cumple con un estricto código de símbolos y normas. Estas obras de arte no están hechas para la contemplación o el embellecimiento de los templos. Son objetos con «fuerza espiritual» especialmente  escritos para invitar al recogimiento y la oración. Según el punto de vista de la Iglesia, el icono, una vez consagrado, conserva la esencia de la figura representada.

       Pedro I, trae de occidente artistas y abre nuevas Escuelas de pintura. Nace así una nueva tradición pictórica de clara influencia barroca. Los motivos, al igual que en el resto de Europa, empiezan a incluir retratos y momentos importantes de la historia del país para decoración de palacios y otros edificios civiles.

En el siglo XVIII, la zarina Isabel I funda la Academia de las Artes de San Petesburgo. Más tarde,  su sucesora y gran coleccionista de arte, transformará la escuela que pasa a ser conocida como Academia Imperial de las Artes.

       Catalina II funda diferentes museos a lo largo y ancho del país,  sin lugar a dudas el más famoso es el Ermitage de San Petesburgo. La pintura rusa vive uno de sus grandes momentos, numerosos artistas extranjeros son invitados a trabajar en la Corte y pintores rusos viajan a estudiar y formarse en las diferentes escuelas europeas. La pintura rusa se integra completamente en los estilos occidentales y en sus diferentes movimientos. Vive el rococó y el neoclasicismo del siglo XVIII.

Las nuevas tendencias del siglo XIX, Realismo, Naturalismo y Romanticismo se ven influenciadas por un marcado carácter nacionalista fruto de las guerras napoleónicas y de la azarada situación en las fronteras de los imperios ruso y turco. Los retratos y motivos costumbristas se mezclan con los motivos históricos y mitológicos. Los paisajes sirven de inspiración y fondo a los personajes del folclore tradicional.

La ruptura con los estilos tradicionales de un grupo de artistas conocido con el nombre de «La Sociedad de los Ambulantes» lleva el arte a todos los rincones del país y a todos los estratos sociales. Las innovaciones y las nuevas técnicas hacen cambiar los conceptos tanto en la pintura religiosa como en la rígida Academia de las Artes. Los «ambulantes o vagabundos» comienzan a utilizar el arte como una denuncia de las injusticias sociales y lo acercan a  la calle.

Este grupo estaba en contacto con escritores y músicos. Todos participarán en estas nuevas tendencias desde sus diferentes artes. Existen numerosos ejemplos de sus colaboraciones. Pintores diseñan los decorados y vestuarios de las obras de teatro escritas en esa época o de diversas óperas y ballets basadas en motivos tradicionales o en hechos históricos.

Los «ambulantes» son los encargados de poner la imagen dentro de  un movimiento artístico general basado en el nacionalismo político y que en lugar de dividir unifica y da valor a la identidad nacional.

En la Vieja Europa, a finales del siglo XIX,  habían surgido numerosos movimientos nacionalistas con reivindicaciones territoriales de marcado carácter independentista. Diferentes cambios sociales consecuencia de la revolución industrial y la Revolución Francesa dan paso a nuevas convicciones. La situación afecta también a la sociedad rusa. En lo social, distintos  movimientos revolucionarios se suceden a lo largo del siglo XIX. Los artistas, a través de sus trabajos, participan también en dichos movimientos eligiendo un retorno a las raíces, a las tradiciones, a la historia del país y a sus  grandes momentos. El efecto: una crítica al poder establecido y a la vez una llamada a la unidad e identidad nacional.

Rusia, cuando tiene problemas, se alimenta de sí misma. El país más grande del mundo, en el que viven cientos de etnias diferentes, siempre ha sido capaz de conseguir un fuerte sentimiento de unidad nacional. Los movimientos artísticos a lo largo de la historia han sido una importante herramienta para conseguir dicha unidad.

No importa quién gobierne el país o cómo se llame. El objetivo es simple; la permanencia de la madre tierra, es decir, la permanencia de Rusia.

Durante su etapa en el exilio Aleksander Sergeiévich Pushkin escribió:

       «Admiro lo que veo a mi alrededor, pero juro por mi honor que nunca querré cambiar mi patria o tener una historia que no sea la historia de nuestros antepasados, como Dios nos la dio…».

El regreso de la paloma

Continuación de «Los malos tiempos»

Diciembre de 1941, la guerra en el Frente del Este continua. La Blitzkrieg (guerra relámpago) fue una táctica militar de ataque que comenzó a utilizarse en la I Guerra Mundial. Consiste en un fuerte bombardeo inicial seguido de manera rápida y por sorpresa de las fuerzas móviles con el fin de evitar una defensa organizada del enemigo. La Werhmacht utilizó esta táctica durante la II Guerra Mundial en las invasiones de Polonia y Francia con éxito y también fue la táctica seguida en la «Operación Barbarroja». Se esperaba la victoria absoluta en 6 meses. Al término de la operación el ejército nazi había penetrado en territorio soviético con gran rapidez ocupando una gran cantidad de territorio pero no había conseguido su objetivo principal; la derrota absoluta de la URSS.

Diciembre de 1941, el ejército soviético continuaba resistiendo en todos los frentes abiertos y Von Leeb, comandante del Grupo de Ejércitos Norte fue relegado de su puesto. Después de la Guerra durante los procesos de Núremberg  sería juzgado y condenado  a 12 años de prisión.

En agosto de 1942 la zona de operaciones de la división azul cambia al Frente de Leningrado. La orden; apoyar el asedio de la ciudad en el sector sur.

El 12 de enero de 1943 el Ejercito soviético en un nuevo intento de liberar la ciudad comienza la «Operación Iskra». El objetivo final no es conseguido pero al menos es posible abrir el «camino de la vida». Enmarcada en esta operación, tiene lugar  la batalla de  Krasny Bor, con más de 2.200 bajas entre los españoles.

Febrero de 1943,  la victoria soviética en la  batalla de Stalingrado rompe definitivamente la leyenda de invencibilidad del ejército alemán. Franco comienza a dudar en una victoria definitiva de Alemania sobre Europa y decide apartarse oficialmente para evitar su propia caída ante una posible derrota.  El Ministro de Exteriores español, Serrano Súñer de clara tendencia germanófila, es sustituido por Francisco Gómez-Jordana Sousa. Un cambio que favorece una nueva relación de España con Inglaterra. El 12 de octubre de 1943, los españoles reciben la orden de volver a casa.

En un principio, Franco había optado por una movilización voluntaria  para cubrir los 50.000 hombres prometidos a Hitler en el Pacto de Hendaya. La llamada a la lucha contra el comunismo,  a pesar del fervoroso discurso en la radio de Serrano Súñer no obtuvo el objetivo deseado. Solo consiguió reunir a poco más de 20.000. A pesar de las condiciones de miseria que se vivían en la posguerra española, una segunda llamada prometiendo un futuro profesional tras las glorias militares tampoco llegó a cubrir la cifra.  Hubo que recurrir a presos políticos y a sus familiares para completar la cifra de 47.000 hombres.

La ventaja de los españoles sobre otras unidades extranjeras integradas en la Wehrmatch fue su experiencia en combate adquirida en la guerra civil. . Utilizada  como  «carne de cañón» al igual que el resto de las unidades extranjeras integradas dentro de los Ejércitos nazis y escasamente armada demostró gran valor y coraje en la lucha. Durante la intervención de los españoles primero en el Frente del Vóljov y posteriormente en el Frente de Leningrado se computaron 4.954 muertos y 8.700 heridos.

En el momento de la orden de retirada desde España, aproximadamente,  2.500 de estos divisionarios rechazaron volver a casa y prefirieron quedarse en las filas nazis de manera voluntaria. Pasaron a formar parte de  la Legión Azul integrada   en diferentes unidades de la Wafen-SS. Fueron enviados a Letonia, Yugoslavia o Francia y algunos lucharon hasta los últimos días en la «Batalla de Berlín».

La posición diplomática  de España, primero como país no beligerante y tras el cambio de Ministro como país neutral provocó que los 464 prisioneros españoles capturados por la URSS no pudieran ser amparados bajo el estatuto de  prisioneros de guerra. Fueron juzgados por tribunales soviéticos civiles y la mayoría condenados a 15 años de prisión. La mortalidad durante el cautiverio de los españoles (14%) está considerada la más baja de los prisioneros de guerra custodiados por la URSS y una de las más bajas en el cómputo total por nacionalidades de los prisioneros custodiados por los aliados (URSS, Inglaterra, EEUU y Francia).

Tras la liberación de los territorios soviéticos ocupados  por los nazis se formaron comisiones  para determinar la existencia de crímenes de guerra. Ninguna de estas comisiones encontró causas para acusar a ningún español donde había operado la División Azul.

En la ciudad de Nóvgorod ya se puede mirar al cielo si llegaran tiempos revueltos y buscar la silueta recortada de su protectora en la nueva Cruz sobre la restaurada cúpula de Santa Sofía. Mientras tanto, en España, desde el 6 de marzo de 1943 reparada  por la 250 división de zapadores descansó la verdadera Cruz de Nóvgorod, venerada y custodiada en  la Capilla de la Academia de Ingenieros del Ejercito de Tierra en  Burgos. Más tarde, es trasladada junto con  la Academia a Hoyo de Manzanares, Madrid.

La Cruz montada sobre alma de hierro y madera está recubierta de latón dorado adornado por los rayos de sol. Sobre su corona se instala una paloma negra de hierro forjado, guía y protectora de soldados y oficiales españoles que pasaron durante años por la Academia de Ingenieros.

El tiempo cambia a personas, países y circunstancias. Después de 60 años,  España ya no estaba gobernada por Franco y Rusia era un nuevo país que había abandonado el comunismo. La buena voluntad de las dos partes hizo posible el milagro de la reconciliación.

Cementerio de Nóvgorod

Algunos descendientes de aquellos españoles se afanaban en buscar y recuperar los cuerpos de sus antepasados caídos y desaparecidos en el Frente del Este.  Como gesto de reconciliación y buena voluntad, en 1998 se inaugura el cementerio de la División azul a las afueras de Nóvgorod. España demuestra también querer tomar el camino de la paz y reconciliación y en respuesta ante tan noble gesto promete iniciar los trámites para la devolución de la reliquia.

En el año 2003, S.M. El Rey Don Juan Carlos  propone la entrega de la Cruz de Novgorod durante la visita oficial a Rusia de S.A.R. El Príncipe Don  Felipe. Un problema de última hora hace que sea imposible.  Nadie había calculado el tamaño de la Cruz de dos metros de largo por 2 de ancho. Parece ser que todos los no rusos tenemos una extraña capacidad de olvidar el significado real de las palabras lejos y grande en ruso. Las magnitudes en ese país parecen cobrar dimensión propia. ¡Qué se lo digan a Hitler!

Traslado de la Cruz

Finalmente en cumplimiento de la deuda adquirida en el noble camino de la reconciliación, el 16 de Noviembre de 2004, en la ciudad de Moscú,  el Excelentísimo Sr. D. José Bono Martínez Ministro de Defensa del Reino de España en representación del Jefe del Estado S.M. El Rey Don Juan Carlos de Borbón y Borbón y en presencia del Ministro de Defensa de la Federación de Rusia el Sr. D. Serguéi Borísovich Ivanóv hace entrega de la Sagrada Cruz de Nóvgorod a V.B. Padre Alexis,  Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Moscú y todas las Rusias.

Hoy en la Escuela de Ingenieros del Ejército de Tierra podemos admirar una réplica de la Cruz, regalada por la Iglesia rusa para que pueda seguir siendo motivo de veneración en España

En Nóvgorod disfrutan de la protección de la auténtica paloma, ya no tienen que mirar al cielo para buscar a su protectora. En el interior del templo y en lugar  preferente, delante del hermoso iconostasio se encuentra la joya del siglo XVII. Una hermosa cruz que además de ser símbolo espiritual, moral y religioso se ha convertido en un importante símbolo de reconciliación.

«Una guerra no puede darse por terminada mientras permanezcan apresadas las reliquias» Alexis II, patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa.

Llegaron los extraterrestres

«Tiormun nie umriot». No me he vuelto loca. Es un intento de transcribir fonéticamente un palíndromo en ruso dedicado a un inventor un tanto peculiar. Su traducción viene a decir «Tiormen no morirá».

En este video no se escucha ninguna voz ni sonido extraterrestre. Es el sonido de un extraño instrumento musical, «El Theremín». ¡Tranquilos, es el  abuelo de los sintetizadores modernos!. Para hacer que suene ni siquiera debemos tocarlo, basta con acercar nuestras manos y hacer ligeros movimientos. Para aprender «a tocarlo» y ser un buen «tereminista» no es necesario acudir tampoco a ninguna escuela fuera del planeta tierra.

Lev Termen y la música de su Teremín

El O.S.N.I. (objeto sonoro no identificado) fue inventado por un físico ruso a principios del siglo XX. El inventor era aficionado a la música y tocaba el chelo. Trabajaba  en la construcción de un aparato para medir la densidad de los gases. En el transcurso de su experimentación un sonido aparecía cuando acercaba su mano al chisme en cuestión y según la posición y distancia de su extremidad el persistente silbido variaba. El silbido tenía un timbre parecido al sonido del violonchelo y la voz humana.

¡Será porque en Rusia silbar en interiores es atraer a la mala suerte! En un arrebato de improvisación y para que nadie tildara de maleducado a su invento decidió cambiar su investigación. ¡Se dedicó al afinamiento del medidor de gases!. Tendría el aparato una utilidad más artística.

El «Eterófono» ¡Vaya nombrecito! fue presentado en sociedad como un instrumento musical. Una caja rectangular por la que sobresalen dos antenas que detectan el movimiento de las manos y lo transmiten a diferentes osciladores. Con una mano se controla la frecuencia y con la otra el volúmen. Transformada la energía eléctrica se recoge por un amplificador y el resultado final se escucha mediante un altavoz ¡Algo así!.

El sonido sorprendió al mismísimo Lenin que por aquel entonces se dedicaba a organizar el gobierno de la joven Unión Soviética. Desde su despacho el político ordenó la fabricación y distribución por todo el país de…¡600 aparatos!.

Lev Serguiéyevich Termén, viajo por Europa y EEUU para presentar su nuevo instrumento. En los años 20, la literatura fantástica y de ciencia ficción estaba de moda, la radio y el recién nacido cine se dedicaban a asustar al público con extraterrestres. El instrumento se convirtió en la voz de seres interplanetarios y se utilizaba en todo tipo de efectos extraterrestres .

Hoy no nos asustan los sonidos de los nuevos teremines y sus voces forman parte de la música electrónica desde hace ya muchos años.

A su regreso a la URSS, Termén fue confinado a un laboratorio secreto donde  coincidió con dos hombres que también pasarían a la historia de la ingeniería soviética. El ingeniero aeronáutico Andréi N. Túpolev. (Sí, el de los aviones) y con el Sr. X. El nombre del padre de la cosmonáutica soviética, Serguéi P. Koroliov, siempre fue una incógnita para la NASA.

Más tarde Termén, inventó un dispositivo de escucha que emitía ondas de radio y no necesitaba ninguna fuente de alimentación . «La Cosa», nombre que recibió tan peculiar aparato, enseguida tuvo destino en la residencia del  Embajador de los Estados Unidos en Moscú, donde estuvo funcionando durante más de 7 años escondida en un regalo, una talla de madera del Gran Sello de los Estados Unidos.

Sello de EEUU donde estuvo alojada «La cosa»

Un aparato que funciona sin pilas durante 8 años, ¿por qué no está comercializado?

Los malos tiempos

 

Continuación de «El nacimiento de una paloma»

 

El cuerpo de Ejércitos norte alcanza  las puertas de Leningrado en septiembre de 1941. En su camino Nóvgorod la Grande a orillas del Vóljov,  pasa a ser territorio ocupado bajo control de las tropas de la Wehrmatch desde el mes de agosto.

 

La ciudad de Leningrado no iba a ser tomada al asalto. En esa batalla el Estado Mayor Nazi  esperaba una resistencia que obligaría a pagar un alto precio . El combate iba a ser costoso tanto en balas como en vidas.  A lo que había que sumar los gastos producidos por el mantenimiento y alimentación de los posibles 3 millones de prisioneros.  Por expresa decisión del Führer la Ciudad de Leningrado iba a ser sitiada.  Su población era condenada a sufrir un infame asedio. La cruel estrategia nazi obligó a hombres mujeres, niños y ancianos a morir de hambre y a vivir bajo condiciones extremas.  Con puntualidad germánica los bombardeos diarios  marcaron el calendario de los  2 años, 4 meses y 19  días que duró el cerco.

Fueron varios los intentos por parte del Ejército Soviético para liberar o al menos aliviar las penurias de la desgraciada ciudad. Más de 1 millón de soldados soviéticos murieron en estas operaciones y más  de 1.300.000 civiles murieron por las condiciones infames en las que fueron obligados a vivir.

La ciudad estuvo a punto de perecer pero una operación prácticamente suicida por el elevado coste humano previsto por parte del Ejercito Rojo para  intentar aliviar la situación,  abrió un estrecho corredor a través del helado Lago Ládoga. Los escasos metros de tierra liberados permitieron circular algunos convoyes para abastecer escasamente la ciudad y evacuar algunos heridos y niños. Este camino fue conocido con un hermoso nombre,   » el camino de la vida».

En estas circunstancias la ciudad, situada entre el río Vóljov y el lago Ilmen se convirtió en un punto de vital importancia. En manos invasoras desde agosto de 1941 pasó a ser Cuartel General avanzado donde se agrupaban y distribuían tropas y pertrechos de guerra y a la vez, en objetivo principal del Ejército Soviético. Hasta 1944, varios ataques tuvo que soportar la cuna de Rusia en el afán de ser liberada de la opresión nazi.

En el sur de Europa, la España gobernada por Franco decide posicionarse en este conflicto. Ideológicamente unida al nazismo, católica y sobre todo anticomunista.  Durante la Guerra Civil Española El Ejército nacional había recibido ayuda  de la Italia de Mussolini y de la Alemania nazi, 50.000 hombres de la Legión Cóndor. Diplomáticamente se declaró país no beligerante y envió 47.000 hombres para que formaran parte de la Wehrmatch . Este contingente fue conocido con el nombre de la División Azul. Su base de operaciones la ciudad de Nóvgorod.

El 13 de julio de 1941 la División Azul parte en tren de la estación del Norte de Madrid. Al mando el General Muñoz Grandes. El 31 de julio,  en territorio alemán tuvo lugar el acto de juramento de fidelidad a Hitler. El texto fue cambiado a instancias de las autoridades españolas. Ligero cambio que los españoles utilizaron posteriormente cuando entendían que las órdenes recibidas estaban fuera de dicha jura, la lucha contra el comunismo.  Este entender diferente trajo acarreadas numerosas acusaciones por falta de disciplina. Tras el protocolario momento, la división azul se integra completamente en la Wehrmatch,  pasa a llamarse 250 División. El 19 de agosto comienza el viaje desde Alemania a su destino en la Rusia ocupada,  Smolensk. Cuartel general avanzado del El Grupo de Ejércitos Centro en el Frente del Este. Lugar  donde se están agrupando las tropas para iniciar el definitivo ataque a Moscú, operación  conocida como «Tifón». Un par de días antes de su llegada a Smolensk , una contraofensiva del Ejército soviético hace necesario el fortalecimiento de la línea alemana. La llamada de Ritter Von Leeb cambia el destino de los españoles. El 12 de octubre tras el largo viaje iniciado en Alemania y con los últimos 900 km. realizados a pie llegan a Nóvgorod la Grande. La 250 división queda encuadrada en el XVI Ejercito del Grupo norte de la Wehrmatch, desplegada en unos 50 km de línea entre el río Vóljov  y el lago Ilmen a las afueras de Nóvgorod. Al día siguiente de su llegada entran en combate.

Las bombas no distinguen entre civiles y militares, no distinguen entre monumentos históricos o polvorines militares .

4 de julio de 1942, Corpus Christi, una reunión de la plana mayor del Batallón de zapadores de la División Azul tiene lugar al lado de la Iglesia de Santa Sofía de Nóvgorod.  El fuego artillero del Ejército soviético comienza a caer sobre la ocupada ciudad de Nóvgorod.  Al terminar la mañana, Santa Sofía ( Sabiduría de Dios) orgullosa y protectora permanece en pié aunque herida en sus cúpulas. La paloma desapareció…  la cruz sobre la que se posaba sufrió grandes daños.

Los católicos divisionarios españoles consideraron que el símbolo cristiano había sido su protector, salvándoles del certero bombardeo.  La cruz merecía ser restaurada.  Los soldados españoles comienzan los trabajos y pasa a ser venerada por ellos.  El 3 de febrero de 1943 la cruz junto a oficiales y tropa es «repatriada» a España.

 

Cruz de Nóvgorod en la Academia de Artillería (España)

Continúa en «El retorno de la paloma»

A %d blogueros les gusta esto: